viernes, 11 de septiembre de 2015

Pedacitos.

roto
en pedacitos
así es como está

en pequeños pedacitos
como aquellos
que dejaron tras de sí
en la memoria
cada persona que pasó
por su vida

oh, joder
pobre Dugon
aquel al que destrozaron
y a veces creía que volverían

se sentía
como en una película
de 35mm 
con pequeños
fallos
en la imagen
y el sonido

esos fallos
eran en cierto modo
el reflejo de
su alma
una rota
y despedazada
por mil garras de una 
Musa agraciada.

él necesitaba más
más para vivir
más para seguir
y más para sentir

maldito desgraciado
que 
todo aquello merecía
por su vileza
egoísmo
y dependencia

sus palabras 
para él eran como
la más pura
y adictiva
droga.

la necesitaba
cada día
cada hora
cada instante
y joder
llevaba mucho sin probarla.

el mono
tan solo había
conseguido destrozar 
su ser
su espíritu
y su prosa
convirtiendo a esta
en poesía sin alma
o al menos
sin un alma querida
sin un alma con color
o con ganas de estar ahí.

malditos pedacitos
esparcidos a 
lo largo
y ancho 
del río Nilo
como los 
de aquel dios egipcio
cuyo nombre
no recuerdo.

y dímelo
¿por qué sigue 
echándote 
de menos?
ahora
tanto tiempo atrás
y sin conseguir 
volver a amar.

jamás ha habido 
Musa como ella
y jamás
ha habido
amor como el de 
Dugon
hacia ella.

en lo más profundo
él es Efímero
y busca la vuelta
de su Musa etérea
de su única 
verdadera razón

la tinta cae 
por sus poros
y esta provoca
que él anhele
un último beso
de su boca.


2 comentarios:

  1. ¡Me encanta tu blog! y del poema ni qué decir.
    Saludos.

    Nos leemos :)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que escribes que da gusto.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar