viernes, 6 de febrero de 2015

Regálame el mundo.

Regálame el mundo. Pidió aquella chica de sonrisa dulce y ojos llorosos
Y así lo hizo él, le regaló el mundo, un mundo sin igual, un mundo que jamás ella pudo imaginar tener. 
Era un mundo en que su corazón iluminaba todo lo demás, un mundo en que su sonrisa no podía ser nublada, era casi imposible que esta desapareciese. 
Él le regaló su mundo, se lo regaló antes incluso de que esta se lo pidiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario