martes, 17 de febrero de 2015

Hogar.

A veces siento que el mundo cae bajo mis pies. 
Siento como todo se desvanece, como todo empieza a convertirse en vacío, en un abismo sin final que dejaste en mí. 
Siento como te vas, como desapareces, y otros llegan a aquel lugar que te permití llamar 'hogar' y del que te fuiste destrozándolo, dejándolo vacío, sin ninguno de aquellos muebles que ya estaban ahí cuando llegaste y sin ninguno de los que tú introdujiste en él. 
Ya era hora de que te fueses, o mejor, de que me echases. 
Siento que todo acabó antes de tiempo, que fue precipitado, pero me alegro.
Gracias, gracias por todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario